Carta a mi futuro yo

Querido y compulsivamente enamoradizo YO:

Soy tu. 

Tu yo mas cercano. 

Tu yo, el que aun tiene el corazón en el puño. 

Tu yo, el que acaba de sufrir una vez mas la sensación de derrota y desesperanza que trae consigo el duro y certero flechazo del “desamor”

Puede que cuando releas esto pienses que eres imbécil. O que te digas eso de: “con este tipo de cosas no me extraña que las cosas me vayan como me van”, pero te conozco. Se lo que piensas, como eres, lo que sientes y como en poco tiempo volverá a cambiar todo en esa cabeza. Por eso te escribo.

Te escribo porque se que lo necesitas. Porque me he cansado de verte sufrir. Te escribo para que te acuerdes del dolor y así evites caer en la tentación que tan buena ocasión presenta la soledad. Tómate esta carta a modo de antídoto al que recurrir en caso de emergencia emocional. Ese tipo de emergencia que se desencadena cuando olvidas, tan rápido como lo haces, ese sufrimiento que tanto daño te hace.

Es perfecta para la ocasión esa frase que dice “olvidamos lo que debemos recordar y recordamos lo que debemos olvidar” Así que hoy quiero que recuerdes para que puedas olvidarla.

Quiero que te acuerdes de esa sensación de vacío que dejó. De su indiferencia y de la facilidad con la que cambiaba de opinión. Y tu con ella. De los silencios incómodos de camino a casa y de aquel beso en la mejilla que supo a punto y final. Sobretodo acuerdate de aquel beso amargo. Desolador. Que marcaba un desenlace. Que no dejaba lugar a la imaginación porque nunca volveríamos a tener que usarla.

Acuérdate de la facilidad con la que olvidó tanto dicho y tanto vivido y acuérdate de como aquella profunda tristeza te invadía y tu felicidad se precipitaban gota a gota por el asfalto y la acera que se turnaban mientras andabas cabizbajo y desesperanzado de camino a casa, sin mas objetivo que unas sábanas y una almohada donde rendirte sin miramientos. Donde cerrar los ojos y despertarte lejos de todo y de todos.

Acuérdate de todo para no volver a tropezarte. Que te sirva de ejemplo y sepas aprender de el, y cuando esa soledad eche mano del recuerdo lee esto, siéntate, cierra loso ojos y respira. Respira muy hondo.

Acuérdate de la conclusión a la que tantas veces ya has llegado y que con tanta facilidad se difumina en esa cabeza tuya. Para eso te escribo. Para no dejar de recordártela. Porque se de tu impaciencia, de tu amor por el amor, de tu bondad y de todas las veces que has perdido la esperanza por esa personalidad tan halagada por tantos y que tu tantas veces no puedes evitar ver como un gran lastre. Deja de buscar. Llegará. Te prometo que llegará.

Así es tu vida y así te lo ha demostrado la experiencia.

Y si por cualquier cosa no lo hace, no culpes a la vida o busques a quien echárselo en cara. Agradece tanto vivido y tanta gente encontrada en tu camino. Puede que te resulte difícil leer esto, dado lo sentimental y enamoradizo de tu esencia, pero deja de soñar con esa vida que no tienes para empezar a apreciar esta que esta llena de amor. De amor puro y desinteresado. Del que alimenta las ganas de vivir. Del que no se corrompe. Del que no tiene fecha de caducidad.

Atte. TÚ

romantic,couple,loveyou,vintage,love,escape-2c9810ee8b2b4dfb0b0b15b8626dbed0_h

Anuncios

Premio Best Blog II

Esta entrada te la dedico Marcial y la escribo como homenaje y agradecimiento por el fiel seguidor y lector que eres. Por tu comentarios, tu apoyo y tus frases que tanto me alientan y me liberan de esa pereza y desgana que a veces se apodera de mi.

Recibo este premio a mi joven e inexperto blog con la ilusión de un primer premio y la alegría de saber que alguien lee y disfruta con esta pequeña parte de mí que dejo salir, en forma de palabras bañadas de experiencia, con tintes de realidad, fantasía y utopía a partes desiguales.


Si bien evito publicar por publicar hoy me permito la libertad y el atrevimiento de contestar a una gran pregunta que se adjuntaba en el premio:

best-blog1¿De que hablas en tu blog?

Pensando en la respuesta se me viene a la mente otra pregunta muy relacionada con el tema: el porqué del blog. El porqué de escribir.

Puede que hasta hoy no haya tenido demasiado claras las respuestas, pero las preguntas me han hecho reflexionar y ha acabado siendo sorprendentemente sencillo y enriquecedor.

En mi blog hablo de todo y de nada. De lo que fue, de lo que pudo ser y de lo que nunca sera. Doy a mi experiencia una nueva dimension. Mas distorsionada, pero mas perfecta y ansiada.

Me desahogo. Me deshago

Como decía un artista al que admiro: “No me considero una persona triste” Con mis palabras puedo sentir todas las emociones. Sonrío, tiemblo y me enfado. Río, lloro y ardo. Me inquieto. Me desespero .

Viajo y me desnudo. Aparezco y desaparezco. Dejo que mis palabras vivan tanta pasión contenida, tantos gritos silenciados y tantos llantos evitados. Que cierren cicatrices y que calen. Las dejo que entren y salgan, que vivan y revivan por mi, y me permito cometer la insensatez de dejar que mi corazón y mi mente se apoderen de mis manos y bailen sobre el teclado o cualquier material que sirva de medio para tal fin.

Las letras y las palabras son mis aliadas. Las únicas que tuve, tengo y tendré. Las únicas de las que me fío. Las únicas que nunca me harán daño, porque son mías.

Me emociona escribir y creerme autor en este inmenso océano de información y creerme solo. Porque no pretendo trascender más que tantas dudas, tanto dolor y tanta obsesión.

Me reconozco un loco, por creerme autor, pero disfruto con el sonido de mis teclas y con un puñado de palabras que guiadas por un fugaz momento de inspiración se ordenan en tu mente a la vez que aparecen en el papel, quedando para siempre mías.

Me fascino pensando en la forma en que el autor convierte en arte su dolor y se apodera del desconsuelo. En la forma en que se alía con la angustia y me rindo ante esa capacidad envidiable con la que viste con palabras aterciopeladas la realidad sobrecogedora que lo supera.

Bendito arte

Disfruto con esa metamorfosis y envidio la forma en que se hace inmortal. Cómo da la oportunidad sin exhibirse. Tímido pero ansioso a la vez. Para el que lo quiera. Para el que sepa apreciarlo, como un diminuto tesoro

Este es mi tesoro. Mi pequeño tesoro

Me encantaría que mis palabras sirvieran de motivación. Que os enamoren. Que os acojan y sepan consolaros. Que lleguen lejos. Que no sean en vano.

Porque adoro escribir y espero no dejar de hacerlo. Porque me encantaría ser publicado pero no “vivir del cuento”

Emocionar con una buena historia.

Hacer que tanto valga la pena.

POR ESTO ESCRIBO

Satisfacción

Esa era la palabra. Hacía pocos mese que no podía quitármela de la cabeza y aquel día por fin la dejaba salir. Era satisfacción en el sentido más amplio de la palabra. Un sentimiento que bañaba todos los aspectos de mi vida y que no dejaba de desbordar entonces el agua de un vaso que tantas veces estuvo al límite. Un vaso propio del que nunca se da por vencido pero al que siempre tienta la idea de rendirse ante una suerte que no deja de darle la espalda.

Satisfacción por cumplir un sueño, por madurar, por haber aprendido a dar a todo una nueva y más positiva perspectiva. La satisfacción de haber sabido afrontar los problemas, de haberme acercado a los que de verdad me querían y de comprobar que poco a poco todo esfuerzo tiene su recompensa. La satisfacción de ver como la perseverancia, el esfuerzo, el sacrificio, la fortaleza, la entrega, la confianza, la paciencia y tantas otras de esas grandes palabras se fundían por fin en aquellas cuatro sílabas a modo de recompensa de años y años de práctica y espera.

Era un superviviente. Uno de los pocos valientes que en aquella sociedad apostaba por seguir soñando, por hacer de mis sueños un proyecto de vida y de mi alegría el combustible que le diera ese empujón cuando esa ilusión se enfriara y corriera el riesgo de fundirse en el horizonte de la monotonía.

Aprendí que los sueños están para cumplirlos, pero también que esperar a que se cumplan sin más sería como pretender construir una casa simplemente imaginando como los ladrillos van cayendo y dando forma a la vivienda como en aquellas series de dibujos que recuerdo de mi infancia.1614704

Los sueños son como uno de esos mágicos globos de helio, si no los cuidas notarás como esa cuerda lacia se desliza entre tus dedos hasta soltarse y sin poder hacer nada, mirarás nostálgico y arrepentido como se aleja hasta desaparecer entre tantos pensamientos y cartuchos quemados con el tacto abrasador de tantos fracasos y expectativas decepcionantes.

Persigue con perseverancia cada uno de los sueños que alimentan día a día tu felicidad y dan sentido a tu vida, porque no hay nada mejor que esa satisfacción que llena y desborda.

Hoy quiero

Hoy quiero que dejes de ser tan influenciable. Quiero que dejes de perder y empieces a ganar. Que dejes de envidiar y autocompadecerte. Quiero que tengas la oportunidad de experimentar en primera persona cada sentimiento y cada situación que tanto tiempo invirtieron en prevenirte y protegerte, porque todo lo que te perdiste entonces NUNCA volverá.

Considerarlo una GRAN pérdida.

Una pérdida por todo aquello que no hicistetumblr_n78rcp8S461r4ueyro1_250 y pudo salir bien y lo que pudo salir mal también. Una pérdida en el sentido más amplio de la palabra y con toda su gama de consecuencias. Una pérdida porque el dolor que te evitaron supone hoy un historial en blanco, un vacío en tu particular “manual” que tan útil te resultara a lo largo de tu vida si sabes llenarlo de todo tipo de experiencias y sacar algo en positivo de cada una de ellas, porque de que lo aprendas dependerá tu capacidad para superar ese dolor que tanto se esforzaron en “prevenirte”. Poque si algo he aprendido del dolor es que siempre acaba encontrandote, que es ineperado y tiene sabor amargo

Por eso quiero que te arriésgues. Se impulsivo y sobretodo no dejes que nadie decida por ti. Desgarra cada músculo y quiebra cada hueso de tu cuerpo porque si lo haces persiguiendo tu felicidad nunca habrá sido en vano.

No evites el dolor

Quiero que sufras, y que el dolor sea tu aliado cuando la vida te ponga en esas situaciones en las que a todos nos acaba poniendo y que las superes. Quiero que te niegues con orgullo a pasar por esta vida entre algodones de seguridad y burbujas de precaución. Quiero que vivas la vida. Que caigas y que remontes el vuelo cuando nadie apueste por ti y vuelvas a lanzarte con los ojos cerrados al tentador y estremecedor vacío que es la incertidumbre. Quiero que aprendas que no es mala la soledad cuando se sabe convivir con ella y que no es oro todo lo que reluce. Que no existe el amor sin el odio, la paz sin guerra ni la tranquilidad sin angustia y que la venganza fría o caliente, no es plato que deba servirse en ningún menú.

Aprende a actuar sin predecir, a no dejarte influenciar. Aprende a morir para resurgir de tus cenizas con la fuerza y las cicatrices que solo dejan la experiencia. Tan fácil es envidiar el tacto suave de la piel inmaculada y frágil como compadecerse de ella cuando la estrepitosa caída no deje separar sus heridas abiertas del frío asfalto.

No tengas miedo de los cambios lentos,

sólo ten miedo de permanecer inmóvil

01

No pierdas el tiempo buscando UNA felicidad que te convenza. No intentes imitar la felicidad de otros, porque la felicidad no es molde ni modelo y no existen dos felicidades iguales como tampoco existen dos personas iguales. Tu felicidad y la medida en que seas feliz depende solamente de TI.

Y si hoy quiero tanto es solo porque quiero que seas feliz y porque he descubierto que no existe una única receta de la felicidad, pero si que todas ellas tienen algo en común: hacer felices a los demás, compartir la vida y amar… amar por encima de todo.

Y si hoy quiero, es porque te quiero

Burbujas de ironía

Un brindis particular por esas personas:

Por las que dejaron que tantos sentimientos y palabras se quedaran atrapados en las pantallas de sus móviles. Por las que tachan de estúpidos y bordes a los que no pierden la cabeza con los emoticonos o hablan alargando las palabras al gusto.

Por los malentendidos que ninguna de las partes se molesto en aclarar. Por las que creen que las cosas escritas pueden sobreentenderse y por las que miden el valor de las relaciones en esa nueva unidad de medida internacional de la era digital que son las “palabras virtuales” que se les dedica.dsc7652snapseed

Brindemos también por las que piensan que “pasa algo” o “no es lo mismo” cuando la realidad deja de leerse y empieza a vivirse. Por las que siguen perdiendo tiempo delante de la pantalla del móvil para intentar convencer cuando se trata de demostrar. Por las que critican a las que preferimos la realidad a ese “limbo virtual”. Brindemos por todas las personas que prefieren largos textos a tardes de café y por las que se arman de valor detrás del móvil y se acobardan en el cara a cara.

Brindemos por la impersonalidad.

Brindemos con ironía y muecas de decepción, pero brindemos mientras disfrutamos del placer que supone no basar nuestra felicidad en esta pantomima de las relaciones con tintes de revolución,  modernidad y arrogancia.