PREMIO LIEBSTER AWARD (III)

Muchas gracas una vez más Marcial

Premio LIEBSTER AWARD (III) OTORGADO por Marcial Candioti https://marcialcandioti.wordpress.com

PREMIO BOR LITARCIHIS BLOGGER (II)

Muchas gracias por el premio Marcial. Espero no tardar demasiado en volver a publicar

Un abrazo

Premio BOR Litarcihis Bloguer, (II) OTORGADO por Marcial Candioti https://marcialcandioti.wordpress.com

Premio Best Blog II

Esta entrada te la dedico Marcial y la escribo como homenaje y agradecimiento por el fiel seguidor y lector que eres. Por tu comentarios, tu apoyo y tus frases que tanto me alientan y me liberan de esa pereza y desgana que a veces se apodera de mi.

Recibo este premio a mi joven e inexperto blog con la ilusión de un primer premio y la alegría de saber que alguien lee y disfruta con esta pequeña parte de mí que dejo salir, en forma de palabras bañadas de experiencia, con tintes de realidad, fantasía y utopía a partes desiguales.


Si bien evito publicar por publicar hoy me permito la libertad y el atrevimiento de contestar a una gran pregunta que se adjuntaba en el premio:

best-blog1¿De que hablas en tu blog?

Pensando en la respuesta se me viene a la mente otra pregunta muy relacionada con el tema: el porqué del blog. El porqué de escribir.

Puede que hasta hoy no haya tenido demasiado claras las respuestas, pero las preguntas me han hecho reflexionar y ha acabado siendo sorprendentemente sencillo y enriquecedor.

En mi blog hablo de todo y de nada. De lo que fue, de lo que pudo ser y de lo que nunca sera. Doy a mi experiencia una nueva dimension. Mas distorsionada, pero mas perfecta y ansiada.

Me desahogo. Me deshago

Como decía un artista al que admiro: “No me considero una persona triste” Con mis palabras puedo sentir todas las emociones. Sonrío, tiemblo y me enfado. Río, lloro y ardo. Me inquieto. Me desespero .

Viajo y me desnudo. Aparezco y desaparezco. Dejo que mis palabras vivan tanta pasión contenida, tantos gritos silenciados y tantos llantos evitados. Que cierren cicatrices y que calen. Las dejo que entren y salgan, que vivan y revivan por mi, y me permito cometer la insensatez de dejar que mi corazón y mi mente se apoderen de mis manos y bailen sobre el teclado o cualquier material que sirva de medio para tal fin.

Las letras y las palabras son mis aliadas. Las únicas que tuve, tengo y tendré. Las únicas de las que me fío. Las únicas que nunca me harán daño, porque son mías.

Me emociona escribir y creerme autor en este inmenso océano de información y creerme solo. Porque no pretendo trascender más que tantas dudas, tanto dolor y tanta obsesión.

Me reconozco un loco, por creerme autor, pero disfruto con el sonido de mis teclas y con un puñado de palabras que guiadas por un fugaz momento de inspiración se ordenan en tu mente a la vez que aparecen en el papel, quedando para siempre mías.

Me fascino pensando en la forma en que el autor convierte en arte su dolor y se apodera del desconsuelo. En la forma en que se alía con la angustia y me rindo ante esa capacidad envidiable con la que viste con palabras aterciopeladas la realidad sobrecogedora que lo supera.

Bendito arte

Disfruto con esa metamorfosis y envidio la forma en que se hace inmortal. Cómo da la oportunidad sin exhibirse. Tímido pero ansioso a la vez. Para el que lo quiera. Para el que sepa apreciarlo, como un diminuto tesoro

Este es mi tesoro. Mi pequeño tesoro

Me encantaría que mis palabras sirvieran de motivación. Que os enamoren. Que os acojan y sepan consolaros. Que lleguen lejos. Que no sean en vano.

Porque adoro escribir y espero no dejar de hacerlo. Porque me encantaría ser publicado pero no “vivir del cuento”

Emocionar con una buena historia.

Hacer que tanto valga la pena.

POR ESTO ESCRIBO